Relativamente Efímero

¿Por qué esa obsesión por perseguir lo imposible?
¿Y esa adicción a la constante melancolía?
¿Por qué se sugestiona la felicidad?
¿Y si mi felicidad es para ti tristeza?

Qué mas te da , si mi sendero no quieres acompañar.
Eres tan importante que eso me hará llorar. Bien tú sabes que

en mi llanto hallo la paz
– o eso es lo que te hice pensar-.

Pues yo no sé.

Simplemente me dejo llevar sin ser consecuente de los

factores externos.
No tengo miedo a nada,
Y aunque duela,
me doy cuenta que soy feliz
porque no tuve pavor
a mostrarme tal cual soy.
Y eso vale más

que las decenas de miles de veces
que me hiciste llorar.

Fumando Espero. 2016
El Grifo, 2017

Has abierto el grifo y no sé pararlo.
Soy una cascada de constelaciones frenéticas sin
mesura ni medida, me entrego sin el más mínimo temor
de invertir toda mi energía en tu ser.
Derrochada está,pues mi fuente no corre por el mismo
canal de tu desembocadura.
Ahora me hallo vacío, a la espera de tu aparición
divina para que te nutras de mi ofrenda.
O siendo realistas, para que vengas a cortarme la
llave de paso , ya que perdí toda mi energía y no
tengo fuerzas para cerrar el grifo por mi voluntad
propia.

Las Flores, 2017

Sembré flores para ti,
Pero las obviaste .

Pues estabas ocupado sembrando en jardines ajenos.
Qué pena, los rosales
Me hirieron: sangré.
Pero con sus hermosos pétalos
mis lágrimas sequé,
Mis heridas curé.
La próxima vez
Con las espinas
Más cuidado tendré.

Alfonsina y El Mar, 2017.

Siempre esa empedernida manía de querer que lo efímero
perdure para siempre.
Bien, todo lo efímero permanece en la eternidad ya que
nunca se va, sólo se transforma. Aunque deje de ser lo
que era. Pero sigue ahí .
¡Qué paradoja!
Todo pasa por algo, todo pasa por nada.
Nada es para siempre, siempre es para nada.

La clave está en reflexionar y meditar.
El aquí y el ahora.
Nunca cuestionarse más de la cuenta, ni más allá.
Es una pérdida de tiempo-Nunca sabrás que situaciones
te deparará la vida.

¿Qué sacas de mí?
¿ Qué me haces ver?
¿Eres tú?

¿o soy yo el culpable de sentir lo que siento?

Todos aprendemos de nosotros mismos pero precisamos de
los demás para darnos cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.